domingo, 30 de diciembre de 2018

Breve manifiesto contra el acoso escolar.

Cuando empecé a redactar este blog, nunca creí que iba a tratar un tema tan "mainstream". Quien me lea desde hace tiempo, sabe que mi estilo es el del periodista quisquilloso, gustoso de sacar a la luz aquello de lo que nadie habla.
Pese a esto, y mirando en retrospectiva, era cosa de tiempo antes de que lo hiciera. Debo confesar que fue un problema que me afectó profundamente durante mi infancia. Entre...desde que tengo memoria y los 11 años, estuve bajo un acoso constante de parte de mis compañeros de clase, acoso causado en parte por mis gustos anómalos, y en parte por mi propio comportamiento, inmaduro e infantil en esa tierna etapa.
El caso es que, por mucho tiempo, me costó entender la motivación de mis agresores. Esto hasta que hacia 2015, finalmente logré encontrar un modelo mas o menos adecuado para describir el fenómeno, de la mano de un ensayista británico de nombre Paul Graham, cuyo texto podrán encontrar aquí.
Graham nos afirma algo que para cualquier adolescente de cierta edad es evidente: que existe una estructura social en las aulas, diferenciada de tal manera que podríamos incluso compararla con la dinámica de clases del capitalismo.
Se pueden distinguir tres grandes grupos: los populares, "los de en medio", y los de abajo, los nerds, los impopulares.
El problema radica en que esta estructura no es una pirámide, sino mas bien un rombo: pocos arriba, muchos en medio, y aún mas pocos abajo.
La causa del bullying, sería entonces la búsqueda de la popularidad. Los niños, al buscar ser populares, tienden a generar alianzas entre sí. Y nada une mas a un grupo, que un enemigo común.
El autor nos dice al respecto que si en algo sirve de consuelo a los nerds, no es nada personal. El grupo de chicos que se unen para fastidiarte está haciendo la misma cosa, y por la misma razón, por la que un grupo de individuos se juntan para ir de caza. En realidad no te odian. Es sólo que necesitan algo que cazar.
Está claro que los adolescentes no hacen esto concientenemente. Simplemente, la carrera de la popularidad nace de la propia demanda de aceptación. El mismo Graham lo afirma: ser popular es un trabajo de tiempo completo. Los niños buscan permanentemente caer bien, verse bien, pero...¿Para ellos mismos? No, para otros adolescentes.
Considero importante liberarnos del estereotipo del popular agresor, que casi nunca se manifiesta, por la sencilla razón de que los niños en la cúspide de la pirámide social no necesitan rebajarse a tales cosas.
Dispersado este falso enemigo, creo que la solución para el problema se vuelve evidente: crear una red de apoyo. Un gran problema que tienen las víctimas de bullying es su soledad. Se sienten aislados y atrapados, cuando la realidad es, sin embargo, que hay muchos, muchísimos mas como ellos.
Es así que oso plantear un plan de acción:
En principio, esta situación debe visibilizarse. Las víctimas de acoso deberán darse cuenta de lo que les pasa, y por qué. Es sólo así que serán capaces de desarrollar una conciencia plena de su situación, y de defenderse consecuentemente. Los que no sufrimos este problema y tenemos cómo ayudar, hemos de actuar junto a las autoridades, creando por un lado las condiciones propicias para que los acosados puedan reunirse. De esta forma, será más dificil atacarlos. Es importante, sin embargo, que está acción de defensa no se convierta en venganza. No olvidemos que si trabajamos, es para que las cosas cambien, no para que todo siga igual pero más violento.
De no funcionar en una primera instancia la creación de espacios compartidos por parte de las autoridades, hay un plan B: utilizar Internet. Los propios niños deberán desarrollar una coordinación a veces entre países distintos, y ganarse su propia publicidad. ¿Complicado? Sí. ¿Imposible? No. Ya anteriormente el mundo ha visto a grandes movilizadores de masas armados con nada mas que una computadora y un carisma especial. ¿Cómo olvidar a El Anticristo 2007? Aquél joven y brillante loquendero que, de haber utilizado su poder para el bien, podría haber dejado una marca trascendente en su país. Y ni hablemos de la cantidad de youtubers que han logrado grandes cosas en los últimos años.
Una buena estrategia podría ser llegar a esos mismos comunicadores de masas, de tal manera que nos ayuden en nuestro propósito. Muchos de ellos tienen cierto interés en el tema, ya para colgarse de él o por sincera bondad.
Ya para terminar, quiero hacerte una petición. Sí, a ti, querido lector. Ayúdame a iniciar compartiendo este texto con amigos y familiares. A mas expansión tenga la idea, mas probable es que llegue a realizarse.
Y es así como me despido de ustedes. Muchas gracias por su atención, y buena suerte.





1 comentario:

  1. Tenes razón. Internet es una herramienta que tiene muchísimos usos y que se puede hacer de todo, como conocer personas con tus intereses y brindar ayuda a terceros.

    Sin embargo, la mayoría de personas no le dan un uso serio, sino que las tienen para alimentarse el ego y ver contenido evasivo y que no les produce cambios positivos, como aprender a mejorar la vida o facilitar la de terceros.

    Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar