martes, 11 de septiembre de 2018

Mitología islámica.


El Islam acepta la existencia de ángeles y de demonios, pero no con la misma concepción que los cristianos.
Para empezar, los ángeles no poseen libre albedrío como los humanos, pese a ser seres sapientes. Fueron creados de luz, mientras que los humanos lo fueron de tierra y los djinns (o genios) de fuego.
El Corán nos narra que, tras la creación de Adán, se les ordenó a estos arrodillarse ante él, y obedecieron.

Y cuando dijimos a los ángeles: ¡Postraos ante Adam!
Se postraron todos menos Iblis que se negó, se llenó de soberbia y fue de los rebeldes. Dijimos: ¡Adam! Habita con tu pareja el Jardín y comed sin restricciones de lo que haya en él, pero no os acerquéis a este árbol porque entonces seríais de los injustos. Pero el Shaytán les hizo caer a causa de él, sacándolos de donde estaban. Dijimos: ¡Descended!: Unos seréis enemigos de otros. (Sura 2:34-36).

Ahora: Si todos los ángeles obedecen a Allah ciegamente ¿Cómo es que Iblis desobedeció? Pues, la respuesta es que Iblis, a diferencia del Lucifer cristiano, no es un ángel, sino un djinn. 
Los djinns existían como mito antes del Corán. Cuando el Islam nació, estos fueron simplemente absorbidos por él.
Los demonios son los djinns malignos, aunque también hay djinns musulmanes y neutrales, como en las personas.



El primer profeta en el Islam fue Adán, el primer hombre. El relato de su creación se encuentra en el Corán, en que se nos dice:

En verdad creamos al hombre de una esencia extraída del barro.  Luego hicimos que fuera una gota de esperma dentro de un receptáculo seguro. Luego transformamos la gota de esperma creando un coágulo de sangre y el coágulo de sangre creando un trozo de carne y el trozo de carne en huesos que revestimos de carne haciendo de ello otra criatura. Bendito sea Allah, el mejor de los creadores. (Sura 23: 12-14)

Adán y Eva vivieron primero en el Paraíso, pero al pecar tras la tentación de Iblis, fueron descendidos a la Tierra, donde tuvieron hijos.
El siguiente profeta mencionado es Idrís, o Enoch, de quien no se sabe mucho, aunque se dice que vivió en Babilonia y que emigró a Egipto.
Nuh o Noé, era originario de Kirk, en Irak. El politeísmo (shirk) apareció en su pueblo, que fue sentenciado a morir ahogado en el Diluvio, junto a un hijo de Noé que había desconfiado.
Hud, por su parte, fue enviado a la gente de Aad, en el área conocida como Al Ahqaf. Dios los destruyó con un viento muy fuerte que sopló durante ocho noches con sus días.
Ibrahim, o Abraham, fue hijo, según el Corán, de Aazar, viviendo en la ciudad de Ur en el reino de Caldea. El escapó de Ur a Harán, al norte de la Península Árabe, cuando el rey Nimrod trató de quemarlo vivo. De Harán se fue a Palestina con su esposa Sarah y su sobrino Lut (Lot, en español).
Debido a una hambruna, se vieron obligados a trasladarse a Egipto, y tras volver a Palestina, se estableció en Bir Saba, y Lut en el Mar Muerto.
Tras lo de Sodoma y Gomorra, se trasladó con su esposa Agar y su hijo Ismael a Meca, y los dejó allí por órdenes de Dios.
Abraham tuvo dos hijos: Isaac, e Ismael. Isaac vivió con su padre Abraham y murió en Hebrón, Paelstina. Dios le ordenó a Abraham que sacrificara a Ismael, para luego impedirlo  Él mismo. Abraham visitó a Ismael varias veces en la Meca, y en una de esas ocasiones, Dios les ordenó a ambos construir la Ka'ba. Ismael murió en Meca y fue enterrado allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario