lunes, 30 de julio de 2018

Del Imperio Otomano al ISIS.


El Imperio Otomano comenzó siendo un muy pequeño Estado turco surgido en Asia Menor durante la decadencia del Imperio Selyúcida. Los turcos otomanos fueron poco a poco sometiendo a los demás estados y bajo el reinado de Muhammad I acabaron con la dinastía selyúcida.
La primera fase de la expansión otomana tuvo lugar bajo el reinado de Uthman I, y siguió en los reinados de Orkhan, Murad I y Beyacid.
Las victoria en los Balcanes alertaron a Europa del peligro que este Imperio representaba, lo que resultó en la Primera Cruzada.
En 1444, Murad II venció a Ladislao de Polonia, y Muhammad segundo capturó Constantinopla en 1453.
Bajo los gobiernos de Selim I y Solimán el Magnífico, tuvo lugar la expansión hacia Hungría, Valaquia, Moldavia y Transilvania.

Los límites asiáticos del Imperio tampoco fueron respetados por mucho tiempo, siendo atacados lo mamelucos en 1517.
Durante el reinado de Solimán comenzó la proverbial amistad entre Francia y Turquía, unidos contra los Habsburgo españoles. Durante su reinado, se instauró en el Imperio la Ley Sharia.

A la muerte de Solimán, la corrupción de los sacerdotes y jenízaros debilitó al Imperio, que gracias a las sucesivas derrotas frente a españoles, polacos, venecianos, y europeos orientales, no llegó bien parada al siglo XIX, lo que le costó, finalmente, la victoria en la Primera Guerra Mundial, y su disolución en el 1915.

Fuente


De este califato no hay mucho que decir. Originalmente conocido como Organización para el Monoteísmo y la Yihad  (Ŷamaʕat al-Tawhīd wal-Ŷihād), surgió como una organización terrorista próxima a Al-Qaeda, con el fin de hacer frente a la invasión estadounidense de Irak, ocupando vastos territorios en este país y Siria.
Su propósito expreso es unificar todo el mundo islámico, expulsando a los cristianos de su territorio o matándoles.

En esta sección no voy a limitarme a repetir lo que todos ya saben. Mas bien, quiero explorar integralmente los orígenes del terrorismo islámico.

El origen del terrorismo islámico se puede marcar en dos líneas principales: 

1)La influencia de las Madhab hanbali y maliki, que abarcan entre las dos al 30% de los musulmanes.

2)La marcialización de la cultura mediooriental.

La primera ya ha sido explicada. La segunda, por su parte, merece especial atención. Y es que como muchas veces sucede, la explicación para un evento de tal magnitud (como el que un califato pueda controlar tanto territorio en pleno siglo XXI) se encuentra en la historia. En este caso, la historia de una reunión ocurrida hace mas de 100 años. Una reunión en que se rompió una promesa. 
Es Noviembre de 1915. Los diplomáticos se reunen en Bagdad.
Sobre una gran mesa de madera, posan sus reglas en los mapas, y trazan líneas con sus lápices. 
Lo que el francés Francois Georges-Picot  y el británico Sir Mark Sykes hacen, es negociar la división del Imperio Otomano. En el proceso de crear las fronteras que decidirán el destino de dos millones de kilómetros cuadrados y veinte millones de personas, cometen un error. 
Los árabes, aliados de los británicos en sus luchas contra alemanes y turcos, habían recibido la promesa de que tendrían un Estado independiente a la finalización de la Primera Guerra Mundial. 
Oficialmente, Sykes y Picot cumplen su objetivos. Sus líneas en el mapa son la base para la fundación de Irak, pero la manera en que estas fronteras son fijadas ignora por completo la independencia de las tribus árabes. El inglés y el francés solo están interesados en el bien de sus propios imperios y asegurarse el control del petróleo y el agua. Regiones con la misma etnicidad son divididas y viceversa.
Irak es fundado en 1920, pero no es un Estado soberano. Durante años, los ingleses envían tropas y cambian gobiernos hasta que Saddam Hussein y su Baaz, se hacen con el poder en 1963. Luego, vienen las décadas de su dictadura, la guerra Irán-Irak, la del Golfo, y la de Irak, que desembocará en la caída de Saddam en el año 2003.
Los lápices de Sykes y Picot sentaron las bases para cien años de masacres, guerra y sufrimiento en Oriente Medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario