lunes, 16 de julio de 2018

El Califato Fatimí.

Este califato gobernó el Norte de África entre el año 909 y el 1171. El apelativo fatimí, procede de la hija del Profeta, Fátima az-Zahra, y su esposo Ali, primo de Muhammad. Estamos hablando del único califato shia que la historia registra. La dinastía fue fundada cuando un dirigente local en el oriente de Argelia declaró ser el Mahdi, y el califa o imán, legitimando su puesto por su descendencia del Profeta y su hija Fátima.
Esto ocurrió en Kairuán, en el centro de la actual Túnez, pero su control se extendió a todo el centro del Magreb, área formada por los países de  MarruecosMaltaArgeliaSicilia en Italiaplazas de soberanía española, Túnez y Libia.
Los fatimíes entraron en Egipto en el 972, donde fundaron El Cairo. Siguieron expandiendose hasta que controlaron de Túnez a Siria, llegando a Sicilia.
Curiosamente, el ascenso social en el gobierno fatimí dependía mas del mérito que de las intrigas. Ni sunitas ni cristianos o judíos eran discriminados en ese campo.
El Imperio siguió floreciendo y creciendo bajo el califa Al-Hakim, cuyo reinado empezó con la construcción de la gran mezquita de El Cairo. Sin embargo, enloqueció con el tiempo, hasta llegar a ejecutar a cualquiera que le desagradara, e imponer normas como prohibir los zapatos de mujer.
Su muerte es misteriosa, pero algunos, los llamados drusos, creen que era divino y que ascendió a los cielos.
Después de aproximadamente 1060, el territorio fatimí fue encogiéndose hasta abarcar solamente Egipto, y a la muerte del último califa, en 1171, Saladino sumó a Egipto al Califato Abasí y Egipto volvió al sunismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario