domingo, 3 de junio de 2018

Sunnah contra shia.


El mundo islámico no es como se cree homogéneo. Existen dentro del Islam unas 70 sectas diferentes, habiéndo de estas cuatro que destacan (sunnitas, shias, jariyistas y sufistas).
Los sunitas son la inmensa mayoría del Islam, entre el 86% y el 90%. Creen en el Corán y en las tradiciones y leyes que se desprenden de la vida de Muhammad: Los hádices.
Los musulmanes sunnitas cumplen con las cinco premisas del Islam: La shahada, o profesión de fe (La illaha illa Allah, wa-Muhammad Rasul Allah, no hay dios salvo Allah y Muhammad es el mensajero de Dios), el rezo cinco veces al día, la peregrinación a la Meca una vez en la vida, las acciones de beneficencia, y el ayuno durante el mes sagrado de Ramadán.
A la muerte de Muhammad, en el año 632, el Profeta no había explicado quien debía heredar su puesto. Los seguidores mas cercanos deciden nombrar sucesores a sus suegros, los mismos que le habían seguido desde los primeros días del Islam. Tras Muhammad, es nombrado califa Abu Bakr, padre de la tercera esposa de Muhammad, Aisha. Luego, gobierna Umar, que expande y conquista buena parte del Medio Oriente. Es reemplazado por Uthman, que ordena escribir formalmente las revelaciones y enseñanzas a Muhammad en un libro, el Corán. El cuarto califa es el primo de Muhammad y esposo de su hija Fátima, Ali bin Abu Tálib. Todos ellos pertenecían a la tribu madre de Muhammad, la tribu de Quraysh.
Aquellas personas que consideran que el líder del Islam tiene que ser descendiente de la tribu de Quraysh, y que creen también en las enseñanzas de los cuatro califas ortodoxos o Rashidun, son llamados sunnitas. Desde el momento en que muere Muhammad, un grupo de fieles exige nombrar califa a su sangre, representada en el primo y yerno de Muhammad, Ali bin Abu Tálib, quien es nombrado califa recién en cuarto lugar, y al poco tiempo, se levanta en su contra el gobernante de Damasco, que era sobrino del tercer calida, Uthman. Los tradicionalistas o sunnitas siguen a Muawiyah, de Damasco, mientras que los seguidores de Ali son llamados fracción Ali, o Shiat Ali.
Hay muchos líderes en la actualidad en el Islam sunnita, algunos moderados, y otros no. Entre los shias, existe una figura de liderazgo centralizado en el imám. El segundo de ellos tras Muhammad fue el propio Ali.
El término aparte de referirse al guía de una comunidad, es el título que ostentaban los jefes supremos de toda la comunidad shia, el equivalente al califa sunní. Se trata de un cargo hereditario, cuyo último representante, Muhammad al Mahdi, según la tradición, desapareció en el año 863, y vive desde entonces oculto, rigiendo desde la sombra los destinos de la comunidad, creencia sostenida por la mayor parte de los shias denominados, imamíes. El imanato es uno de los pilares del chíismo, que le aparta de la interpretación mayoritaria del Islam, en que todos los creyentes son iguales ante Dios.
Para los shias, Dios no puede admitir que el hombre camine hacia su perdición, y por ello envió a los profetas para guiarle. El imam es infalible, y debe ser descendiente directo de la sangre de Muhammad.
Hussein, el tercer imam, era hijo de Ali, y de una de las hijas del Profeta, Fátima. Sin embargo, dado que el imam está oculto, los creyentes son libres de adoptar la posición que deseen respecto al poder terrenal existente. En la actualidad, el líder supremo de los shias gobierna Irán, y su nombre es Ali Khamenei. Su predecesor, era el  Ayatolá Khomeini.
Podemos encontrar grandes concentraciones de shias en el Sur de Irak, en donde los musulmanes  representan el 85% de los habitantes de este país. 55% de los musulmanes son shias, tienen una cercanía obvia con Irán, y tras la caída del dictador Saddam Hussein, sunnita, los shias obtuvieron el poder en las elecciones parlamentarias, comenzando a ahuyentar a los sunnitas del poder. Los sunnitas decidieron entonces rebelarse, liderados por líderes radicales, y apoyados por ex generales de Saddam Hussein. He aquí el origen de ISIS.
En el sur de Líbano también vemos grandes cantidades de shias, que representan el 30% de la población de aquél país, pero que cuentan con  un ejercito propio armado y financiado por Irán: Hezbollah.
El país shia Irán, en que el 85% de la población es shia, también instiga levantamientos contra los sunnitas en otras partes de Medio Oriente. Por ejemplo, incitando a los shias en Bahrein, donde son entre el 75% y el 80%, aunque en este país gobiernan sunnitas pro-saudíes.
La teología shia cuentan con cinco principios de la religión, tres de los cuales son similares a los sunnitas. La diferencia principal están en el liderazgo, ya sea en los asuntos religiosos o mundanales sobre las personas en sucesión al profeta del Islam.
Para los sunnitas, esta concepción es ajena, ya que sostienen el concepto de adoración directa de Allah, sin intermediarios. El imam, desde su punto de vista, es una figura religiosa ordinaria.
La importancia que los shias conceden al papel de los imames y a Ali, pondría en duda el lugar del propio Muhammad, afirman los sunnitas. Es por ello que sostienen que los shias se permitieron introducir en el Islam innovaciones indebidas. Además del Corán, los sunnitas reconocen la Sunnah, las tradiciones del Profeta escritas en los libros de hádices, mientras que los shias creen en las  premisas del Akhbar, noticias sobre el profeta. La mezquita de la Meca, la del Profeta en Medina, y la de Al-Aqsa en la explanada de las mezquitas de Jerusalén, son los tres destinos sagrados de peregrinaje para los sunnitas. Los shias, peregrinan además al mausoleo del imam Hussein en la ciudad de Kerbala en Irak.
Una tercera rama del Islam, es el jariyismo (o Jawarish). La palabra "jariyi", significa "el que se sale". En el año 657, se enfrentaron el líder sunnita y omeya, Muawiyah, frente a las tropas de Ali.
Tras un arbitraje, ambos bandos decidieron renunciar al combate.
Dentro de las fuerzas de Ali, un grupo decidió que la guerra debía ser santa y el enfrentamiento se debía producir. Este grupo conformó el jariyismo (aunque ya tenía antecedentes, como veremos).
A diferencia de los sunnitas que consideraban que el califa debía ser un árabe varón miembro de la tribu de Quraysh, o los shias que consideraban que debía ser Ali bin Abu Tálib o un descendiente suyo, para los jariyistas la dignidad califal deriva de la comunidad, que debía elegir al mas digno, aunque sea un esclavo negro.
Para ellos, el musulmán que se aparta de la Ley, deja de ser musulmán, y si es califa, debe ser destituido.
Fue un jariyista el asesino de Ali, quien murió en el año 661. Su rigor en cuanto al cumplimiento de los preceptos del Islam se refiere, se balancea según la corriente, con una gran tolerancia hacia las otras religiones. La rama moderada o ibadíes son el 75% de la población de Omán, un sultanato que es el único gobernado por el jariyismo.
La cuarta rama del Islam, son los sufistas. El término sufismo se refiere a la espiritualidad y mística islámica,  taṣawwuf al-islami,  aquella faceta, conocimientos, métodos, formas y ritos, que se han dedicado a las cuestiones del espíritu: La purificación del alma, la metafísica, a la interpretación interior de los preceptos islámicos, a la relación de Dios, con el cosmos.
El sufismo se formó en el siglo VIII, entre un grupo de fieles que vestían ropas blancas para resaltar su pureza. La palabra "lana", se dice "suf", aunque hay quienes consideran a la palabra "sufista" como un derivado de "safawa", los elegidos. 
Se puede resumir el sufismo como la sumisión a Allah con amor. En general, radicales islámicos critican  duramente a los sufistas y los consideran muchas veces como "no-musulmanes".

Aparte de las sectas, el Islam cuenta con numerosas escuelas, con premisas diferenciadas, y a veces, enfrentadas. Dentro del Islam sunnita tenemos dos grandes escuelas que son especialmente radicales. Una de ellas, es el hanbalismo, que son el 15% del Islam sunnita,  que es una Madhab, escuela jurídica, cuyo origen se atribuye al imam Ahmad bin Hanbal, en Bagdad, entre los años 780 y 855.
El hanbalismo se oponía de forma radical a cualquier forma de intromisión de la razón humana en la interpretación de las fuentes primarias del Islam, el Corán y la Sunnah.
Dentro de esta escuela de pensamiento ha surgido el wahabbismo y otras filosofías representadas en los mas conocidos movimientos terroristas islámicos  como Al Qaeda.
La escuela se ha extendido con fuerza por Qatar,  y por el Oeste de Arabia Saudí.
En reiteradas ocasiones, se acusa a la cadena de televisión mas importante del mundo islámico, Al Jazeera, de ser especialmente amable al tratar con el islamismo radical. Los hanbalistas afirman que el Islam mas puro es el que se impuso en la Meca. La otra escuela radical son los malekitas.
Esta escuela es seguida aproximadamente por el 15% de los sunnitas. Fue una escuela fundada por Malik ibn Annas, el imam en Medina. Ellos siguen las prácticas dictadas por los habitantes de Medina como fuentes de jurisprudencia, fiqh.
Otra característica del enfoque malikí, es su flexibilidad regional. Las normas se ajustan a las diferentes situaciones de cada país.
Es por eso que se aplica con éxito en tantos países diferentes.
Por el Magreb, donde predomina esta escuela, ha extendido sus acciones Al Qaeda del Magreb.
Las otras dos escuelas dentro del Islam suninita, son los shaafitas y los hanafitas, considerados mas moderados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario