lunes, 9 de abril de 2018

Sobre el trap.

Si pensabas que el reggaetón era lo mas repugnante, machista y "malándrico" que podría ofrecernos la música, te equivocaste. Si la estética gangsteril, el machismo y la mas burda falta de talento de Daddy Yankee te resultaba insoportable, hoy tienes a Bad Bunny.
El trap es un subgénero del rap que surge en los años 90 y que hablaba sobre drogas, violencia y machismo. Sus intérpretes procedían de barrios maginales del Sur de Estados Unidos, principalmente Atlanta, y se dedicaban a eso: A vender drogas, ser violentos y machistas. No tenían muchas opciones
Es evidente que esta música no era la mas popular en las radios.Y es que hubo una época en que letras tan grotescas como las del trap causaban escozor hasta en el mas irreverente.
Así que hoy me esforzaré en explicarles como diantres llegamos a este punto.
Voy a decir algo que muchas veces puede parecer obvio pero que con frecuencia olvidamos: Desde hace algunas décadas, la música que suele gustar a los jóvenes resulta abominable para sus padres. Desde los hippies, con su cuestionamiento abierto de la sociedad vigente, hasta el punk con sus críticas ácidas e irreverentes al statu quo. El rap, por su parte, se convirtió en un medio para drenar la rabia y la frustración de la juventud de los barrios negros.
Ninguno de estos géneros estuvo excento de polémica en su tiempo, pero todos fueron absorbidos por el statu quo para transformarse en algo mas amigable para todo el público.
Con el trap no ha sido distinto. Lo que antes era música de lo peor del submundo de la pobreza, hoy es un fenómeno de masas que nos ha dejado a todos perplejos, siendo amables.
En cuanto a las críticas sobre el machismo y la misoginia hacia este género musical, hay que decir que todos los géneros anteriormente menciionados incurrieron en el machismo. El black metal, la salsa, la ranchera incluso, todas tienen canciones en que la mujer es retratada como poco mas que una muñeca inflable. 
Pero todos estos géneros fueron absorbidos por el sistema, digeridos, y cagados bajo una forma mas agradable para todo el público. 
Con el trap, el sistema no pareciera haberlo domesticado, sino que se rinde sin remedio a sus pies ante las gigantescas masas de jóvenes amantes de canciones en que las mujeres son reducidas a menos que meretrices. No pasó lo mismo que con el reggaeton, que en un principio era mas subido de tono, por mas que cueste creerlo. ¿La explicación de todo esto? Seguramente es un problema de muchas aristas. Pero en resumen, una sociedad hiperindividualizada e hipersexualizada ha traído como consecuencia lógica el comienzo del reinado del trap ¿Como vamos a condenar a un adolescente de 17 años por escuchar la basura que escucha? ¿Si vive en una sociedad que le dice constantemente que lo único que importa es su bienestar individual, y tiene un catálogo infinito de gente haciendo sus cosas en Internet.? ¿Porque le va a importar lo que pueda sentir una mujer? ¿Que se le puede decir en una chica a la que se ha dicho que para estar en una relación romántica debe ser sumisa y complaciente? ¿Como captar la atención de un adolescente si todo está dicho? El reggaetón ya puso la vara muy alta, con lo que todo lo que queda es aumentar la intensidad de lo que se ve. Bad Bunny no es un antisistema, como seguramente se ve a si mismo, sino que es el sistema en su máxima expresión. El sistema decadente y pútrido que nos han regalado los peores males del capitalismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario