martes, 3 de abril de 2018

Altered Carbon y el transhumanismo: Una reflexión sobre el futuro.

Resultado de imagen para Altered Carbon

Hace meses salió la nueva obra maestra de Netflix, la ya muy aclamada Altered Carbon.
En este artículo, me propongo, sin realizar spoilers, brindar un análisis reflexivo de la serie, y mas importante aún, sobre si el escenario que esta plantea podría ser posible.
Veamos: La historia transcurre en el año 2384, en un mundo en que la transferencia mental se ha vuelto posible gracias a un soporte digital (Una idea similar a la propuesta ya por el famoso Movimiento Raeliano), de tal manera que la sociedad ha quedado dividida claramente en dos grupos diferenciados: Ricos (Inmortales con sus soportes conectados a un satélite que transfiere sus datos a otro cuerpo, con acceso a una gran cantidad de ellos para reemplazar al propio cuando este muere, con el único problema de que pierden sus recuerdos si mueren antes del transplante de datos) y pobres, con dos temores fundamentales: La muerte virtual por la destrucción o hackeo de sus soportes digitales o la Oscuridad, el estado en que sus mentes son almacenadas en sus soportes hasta que  alguien los quiere, por alguna razón, de vuelta.
La primera pregunta filosófica que nos surge al ver este escenario es...¿Realmente soy yo la copia de mi mente que se transplanta a un nuevo cuerpo? ¿Alguien estaría dispuesto a dejarse morir para dar vida a un clon en la forma en que la serie lo plantea? Personalmente, creo que la respuesta a la primera pregunta  es obvia: No. Sin embargo, la segunda tiene probablemente la respuesta contraria. Y es que efectivamente, mucha gente teme demasiado a la idea de desaparecer como para rehusarse a dar lugar a un resto suyo, aunque sea bajo la forma de un clon. Y no olvidemos el asunto de la familia, el querer ahorrarles sufrimiento por la pérdida.
Pero este no es ni por lejos el único problema que surge del análisis de estas nuevas tecnologías con las que deberemos enfrentarnos tarde o temprano. Y es que añadamos a la ecuación el Internet neuronal: ¿No es un riesgo real el que alguien tome el control de nuestros pensamientos para hacer uso de ellos según sus deseos? ¿Que tan implausible es un mundo en que un gobierno o incluso una inteligencia artificial haya transformado a nuestra especie en una colmena gigante? O ni siquiera: Sabemos que un hacker podría en la actualidad generar toda clase de caos social. ¿Se imaginan hasta que punto se expandiría eso en un mundo como el de Altered Carbon? Es aterrador, sin lugar a dudas.
Es curiosa además la forma en que la serie retrata las reacciones ante esta tecnología: Mientras que un grupo de humanos sirven a las familias ricas viendolos prácticamente como dioses griegos, otros hombres se niegan a participar de estas tecnologías, al considerarlas algo satánico. Los primeros reflejan a los fácilmente manipulables "fans" de cualquier figura de renombre, proclives a hacer cualquier locura en nombre de sus ídolos, mientras que los segundos son como los religiosos de hoy que no quieren que sus órganos sean donados en nombre de algún dogma.
Por último: ¿La mente contenida en el soporte reflejaría rasgos del nuevo cuerpo, de pasar algo así en la vida real? Es sabido por muchos que con frecuencia quienes reciben un órgano heredan parte del carácter de la otra persona, como una especie de memoria genética. Y esto se pone mas interesante aún al trasladarlo al terreno de la evolución: ¿Existirá una memoria racial inconsciente en los humanos y otras especies? Posiblemente.
Pero bueno, hasta aquí el artículo del día. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario