domingo, 31 de diciembre de 2017

Sobre el envejecimiento demográfico.

Un problema bastante importante pero con frecuencia ignorado a gran escala; es el de la reproducción humana. La población mundial esta envejeciendo, eso es un hecho evidente. Según la OMS; la población mundial mayor de 600 años se duplicará para 2050 del 11% del total al 22%.
El Estado español ha publicado recientemente documentos que avalan la idea catatrosfista respecto a esto: Para esa fecha; las pensiones serán de la mitad de lo que son ahora debido a que un solo ciudadano en edad de trabajar deberá sostener a dos ancianos. Esta es una de las causas de que ciertos países estés importando masivamente inmigrantes tercermundistas; generando choques de culturas en el proceso.
Algunos países, como Francia; han atajado a promover políticas de natalidad que llevan a que estos inmigrantes representen sólo un 19% de los nacimientos registrados; pese a ser su natalidad 5 veces mayor que la de los nativos.
Es cierto que, con sistemas de distribución de riqueza eficientes entre naciones; es poco probable que esto represente un problema grave. Se calcula que en unos 30 años la mitad de la población quedará desempleada a causa de la robótica; con lo que esta nueva mano de obra vendría a reemplazar  a la humana. Pero el problema es que esto probablemente no suceda en todas las naciones; con lo que cierto nivel de promoción de la natalidad podría ser necesario al menos en el corto plazo.
No olvidemos, además; la idea de una posible extinción silenciosa de la humanidad como consecuencia de la falta de nacimientos. Los científicos creen que de continuar por esta línea; en trescientos años toda la población mundial podría caber en una residencia de ancianos.
Podemos concluir entonces que, hasta que el ser humano no descubra la inmortalidad; ciertas políticas públicas en favor de los nacimientos deberían ser bienvenidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario