miércoles, 6 de diciembre de 2017

Contra la privatización de los recursos hídricos.

Imagínate que un buen día te despiertas, vas a lavarte la cara; y te das con un líquido de color rojizo y turbio; además de con mal olor.
Al interrogar por los sucedido; te enteras de que el agua de tu ciudad ahora está en poder de una compañía extranjera. Esta compañía se está dedicando a extraer el agua que antes obtenías de tu cañería y la convierte en agua embotellada; que te vende a un precio 10 veces mas alto.
¿Ciencia Ficción? No. Esto es lo que de hecho está pasando en varios países de África del Sur; donde la empresa Nestlé ha colocado sus plantas de extracción. En estos países; es frecuente que la paga de los empelados de Nestlé, tras doce horas de trabajo; vaya acompañada de dos botellas de agua para la familia. ¡Dos botellas! La comida diaria de un humano requiere de cinco mil litros.
Esta es una de las causas, en aumento; de la escasez de agua a nivel mundial; que se está cobrando la vida de siete personas por minuto. En Nigeria, por ejemplo; un litro del agua Pure Life de Nestlé cuesta mas que un litro de gasolina.
Pero poco le importa esto al cartel de agua World Water Council; compuesto por miembros de las mayores corporaciones del planeta y de alguna que otra organización intergubernamental como el Banco Mundial; que promueve la privatización de todos los bienes públicos. El cénit de esta privatización; es el agua embotellada; proceso que genera anualmente millones de toneladas de plástico que va  a parar a los peces que comemos y una cantidad considerable de gases de efecto invernadero.
Como el vicepresidente de PEPSICO, Robert Morrison expresó en 2009; el gran enemigo es el grifo.
En muchas ciudades del Tercer Mundo las reservas de agua están siendo tan sobreexplotadas que están literalmente agotándose. Aquellos que no pueden pagar los exorbitantes precios del agua; se ven obligados a consumirla directamente de ríos y lagos. Enfermedades como la diarrea y el tifus son el pan de cada día.

Y es que la guerra por el agua no se luchará, como muchos se imaginan; con tanques y aviones de combate; sino en los despachos; tratando de obtener permisos para la extracción de agua dulce en cualquier parte en que esta labor pueda hacerse.
Pero...¿Que podemos hacer nosotros en todo esto? Principalmente; boicotear y manifestar. Dejar de comprar agua embotellada y concientizar a la población por medio de la difusión de informacióna l respecto.
Es difícil; pero con acción colectiva podemos revertir esta nefasta tendencia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario