domingo, 15 de octubre de 2017

Si Argentina no sale a las calles se merece lo que va a pasar: La reforma educativa de Macri.

Tras casi dos años de fracaso económico; nuestro querido gobierno argentino presenta ahora su Plan Maestro. Este es el nombre que le han dado al proyecto de reforma educativa del Gobierno macrista.
Y es que obviando los loables objetivos que plantea el programa; hay ciertos detalles que a mi no me terminan de cuadrar..
Por ejemplo; obligar a los jóvenes a trabajar gratis para empresas privadas para poder terminar sus estudios (Con los riesgos de explotación que eso implica) o las muy ruidosas y por transnacionales diseñadas Pruebas Aprender; que si bien son útiles para presionar al docente en cuanto a su formación; tienen ese problema precisamente; al servir como elemento disciplinador de los educadores. No por que si las manifestaciones de docentes de Humanidades contra tal aberración.
Es mas: Ciertos elementos del programa sólo servirán para que las empresas tengan mucha mano de obra barata. Gratuita.
En si obligar a un estudiante secundario sin carrera definida a trabajar no cumple otra función aparte de disciplinarle para el futuro empleador. Después todo: ¿No existen ya en la Universidad programas similares y mas adaptados a la realidad del estudiante? Y no olvidemos la pesadilla que representará para alguna gente el tener que adaptarse a exigencias empresariales.
Y es que puede uno estar de acuerdo o no con su ideario; pero viniendo de un liberal reconocido como Macri (Admirador de autores como en la derecha americana muy conocida Ayn Rand) esto huele, y fuerte; a programa de privatización de la educación pública; que por fortuna nunca logró avanzar en nuestro país de la forma en que se pretendió.
Vamos a ver: El manejo de la educación en la última década fue cuestionable. Caída en las pruebas PISA, menores exigencias de ingreso; pero con todo se habían logrado ciertos avances en cuanto al mantenimiento y número de graduados. Y es que, con todo; el papel de la Universidad como aproximador del estudiante al mundo de las ideas tiene utilidad pública.
Y es en ese campo en donde los programas tecnocraticos tienden a fallar estrepitosamente; en su desprecio por las humanidades y el papel emancipador de los sistemas educativos.
Esto por no mencionar un detalle mas: La reforma educativa servirá como preámbulo de una hipotética reforma laboral; como desde los sindicatos de izquierda se viene advirtiendo desde hace tiempo. Si les permitimos lograr lo que quieren esta vez; darán el siguiente paso en su programa de liberalización.
Es por esto que, pasandome esta vez a la banquina de las izquierdas; llamo a resistir contra viento y marea esta embestida; que no tiene desperdicio alguno.


1 comentario:

  1. Me encantó GDH!Al gobierno actual le molesta que desde el año 2006 la secundaria es obligatoria y por ende un derecho para los pobres tambien. Van contra eso, pero somos un pueblo que ha resistido mucho y estamos de pie...

    ResponderEliminar