jueves, 26 de octubre de 2017

Reflexiones teológicas (Y algunas cosas mas).

Como agnóstico;  carezco de una imagen definida de Dios como la que tiene la mayoría de la gente. Y aunque dejé de creer en Dios a los siete años; jamás dejé de interesarme por el asunto.
Y es que llevo un buen tiempo desencantándome de la gnoseología tradicional (Sin llegar al postmodernismo) y su aplicación teológica hasta el punto en que he decidido yo mismo aventurarme en ese terreno.
Mi base filosófica está entre el cartesianismo y el nihilismo. No hay manera de estar seguros de lo que nuestros sentidos e incluso nuestro razonamiento (Que parte de la información que procede del exterior) nos indican. Esto es así porque al intentarlo se plantea el problema del razonamiento circular; ya que estamos tratando de confirmar las certezas de nuestra inteligencia…con nuestra inteligencia. Dicho de otro modo: Nunca podemos estar seguros de que estamos efectivamente en lo correcto; ya que no podemos saber si nuestra información es correcta, si está bien interpretada; o si está completa; ya que estaríamos tratando de analizar el contenido de nuestra mente en base a si mismo. Si se puede conjeturar, aproximar; pero nunca estar totalmente seguro de algo.
Y de aquí se pueden deducir varias cosas: En principio; cerrarse a la información es peligroso. Al estar abiertos a la crítica y las posturas ajenas nuestra información se dinamiza y se vuelve mas probable hallar errores en nuestras creencias. Por esta misma razón; la censura debe estar lo mas limitada que sea posible.
Sin embargo; esto no significa que el esfuerzo por comprender algo sea inútil. Por el contrario: Los progresos intelectuales que observamos en nosotros mismos nos permiten inferir que no lo es. En este sentido; la aplicación del método científico aún es posible aunque sin un descarte absoluto de la información no comprobada; que es dejada como posibilidad lejana aunque no descartada del todo.

¿Y como se aplica esto a la teología? Pues es muy simple: No podemos estar seguros de que Dios exista o no; pero el asunto debe ser estudiado (Por sus potenciales implicaciones) de forma racional y sin aceptar por fe ciega una determinada religión. La cuestión teológica es demasiado importante para rebajarse a eso. Esto representa un problema para con algunas religiones; que prohíben la apostasía (Y por tanto la corrección de los errores) y que llevan en su seno la censura y la represión de las diferencias; por lo que creo que probablemente nunca seré un pleno seguidor de una fe; aunque si es necesario arriesgarse por algunas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario